. . .

Conoce todo acerca del mantenimiento de las persianas

Hay tareas en el hogar que pueden llegar a ser más complejas que otras, pero hay algunas que son odiadas por muchos, limpiar las persianas suele ser alguna de esas tareas, porque para hacerlo de forma adecuada es necesario aplicar grandes esfuerzos y un tiempo considerable.

En este apartado mencionaremos algunos trucos o recomendaciones para poder agilizar esta actividad y que no sea tan tediosa, recuerda que las personas son parte importante de nuestro hogar o local comercial, así como la seguridad, debemos contratar expertos en cada área y para asegurar nuestras ventanas no solo bastara de una buena personas sino también de la instalación, para eso la mejor opción es contratar a un cerrajero El Prat profesional.

¿Cómo limpiar correctamente una persiana?

No es igual limpiar la persiana por fuera o por dentro, específicamente si tenemos acceso a la persiana por la parte externa, además hay que tener en cuenta del material que está hecha la personas, si es de madera, plástico, aluminio, entre otras.

Según la fabricación de cada persiana necesitará de un producto diferente, por otra parte el color también resulta ser una característica que hay que evaluar, con un poco de jabón neutro y agua limpia será muy fácil sacarle brillo a nuestras persianas.

Sin importar el material esta será una tarea muy sencilla, sin embargo, si el sucio está muy pegado se pueden usar productos específicos que no sean tan agresivos no solo con el material de las personas sino también con nuestra piel u organismo.

Limpiar la persiana por la parte de afuera

Cuando hay acceso al exterior de la persiana, la limpieza es mucho más fácil, bajamos las persianas de forma parcial para que las láminas queden abiertas y tengamos acceso a las ranuras más delgadas, donde se acumula normalmente la suciedad.

Luego de esto tomaremos un cepillo de cerdas blandas y limpiaremos muy bien de arriba abajo para eliminar toda la suciedad que existe, luego de cepillar la persiana hay que aspirar por dentro y por fuera.

Luego libre de polvo, se pasa un paño o esponja con agua y jabón neutro en todas las direcciones de izquierda a derecha y de arriba abajo para deshacernos de la suciedad, una vez esté limpia hay que dejarla desenrollada para luego de eso limpiar el interior.

De no tener contacto con la parte exterior de la persiana la solución es abrir el cajón por la parte superior donde se enrolla eficazmente la persiana, para ello será necesario tomar una escalera, y con un cubo de agua y jabón hay que ir limpiando la parte visible de la persiana enrollada.

Luego de ello hay que desenrollar la persiana hasta regresar a la parte que hemos limpiado y luego de quitar la suciedad de la siguiente vuelta hay que repetir la persiana hasta limpiarla por completo.

Para el mantenimiento de las personas lo más importante es tener la disposición de hacerlo bien, recordemos que son parte importante de nuestra propiedad, y para que el trabajo no sea tan tedioso es recomendable hacer este mantenimiento al menos una vez al año.