. . .

¿Como las temperaturas de invierno pueden afectar a las cerraduras?

El invierno es una estación que a muchos les encanta, y ciertamente podrá tener sus cosas buenas, pero también son muchas las cosas negativas que este nos ofrece, como las bajas temperaturas que lo congelan todo, y las cerraduras de nuestras casas, los candados y hasta las cerraduras de los coches sufren de congelamiento.

Es importante saber que el congelamiento de las cerraduras es algo que puedes prevenir, pero si te llega a asar pro no tener las precauciones adecuadas, entonces es muy importante llamar a los profesionales, y no intentar alguna cosa que pueda dañar las cerraduras.

 

Los profesionales saben cómo actuar

Es de esperarse que durante el inverno los cerrajeros también reciban muchas llamadas, y esta vez no solo por perdidas o roturas de llaves, sino porque sus cerraduras han sido congeladas, esta situación tiene solución, pero si se actúa de manera incorrecta puede causar daños irreversibles.

Es muy importante acudir a los cerrajeros Poblenou en el momento en que se detecta el problema y no estar inventando, ya que aunque e los blogs de internet aparecen muchos consejos sobre cómo hacer que las cerraduras se descongeles, es posible que no lo hagas de la manera adecuada, así que es mejor esperar a que los profesionales lleguen.

Es muy importante resolver cualquier tipo de problema relacionado con la seguridad con la ayuda de los expertos, ya que mas que ayudar a que el problema se resuelva si lo haces tú mismo, puedes crear un problema mucho mayor y con soluciones más complicadas.

 

Las recomendaciones más frecuentes

Lo principal es saber que este congelamiento se puede evitar si se toman ciertas precauciones, una de ellas es colocar un lubricante en las cerraduras, así como también en las bisagras, esto cuando este por comenzar el invierno.

De hecho se recomienda que se lubriquen las cerraduras al menos tres veces al año, pero es muy importante hacerlo antes de que comience el invierno para prevenir que cuando llueva, luego con las bajas temperaturas las cerraduras se queden trabadas.

En el mercado existen aceites descongelantes que pueden ser muy buena opción para hacer que el hielo se descongele y entonces la cerradura pueda abrirse, pero hay que tratar de no utilizar la fuerza para abrir las cerraduras cuando están congeladas, porque la misma puede dañarse.

 

Cuando el problema es la puerta

No solo las cerraduras sufren daños con el congelamiento durante el invierno, también lo hacen las puertas, y es que las mismas pueden hincharse, por lo que tampoco pueden abrirse, en algunas oportunidades este problema puede solucionarse, pero en otras ocasiones es imposible hacerlo, razón pro la cual quizás haya que cambiar la puerta por otra que pueda resistir a estos embates.

Si hay que elegir una puerta que no sufra tanto con los cambios de temperatura, especialmente con el frío, lo ideal es que puedas elegir una que tenga garantía por el fabricante en este sentido.