. . .

Cercos eléctricos como sistema de seguridad

Hoy en día los cercos eléctricos están siendo muy utilizados, tanto en empresas como en inmuebles residenciales, porque la misma sociedad considera que tiene la necesidad obtener mayor seguridad en sus instalaciones.

Cuando se trata de seguridad para protección del hogar o de cualquier propiedad, siempre se intenta buscar algún método que pueda ser seguro, y que ofrezca la tranquilidad para una mejor calidad de vida.

Y el cerco eléctrico ha demostrado ser una opción muy segura, en especial para aquellas áreas muy extensas, las cuales son muy difíciles de proteger en todo momento.

Qué son cercos eléctricos y cómo funcionan

Los cercos eléctricos son sistemas de seguridad perimetrales muy recomendados por el cerrajero Sant Joan Despi, están compuestos de un alambrado electrificado con alto voltaje.

Este cerco se instala en todo el perímetro o límite de la casa o la propiedad a proteger. Se emplean con mucha frecuencia para el aislamiento de rebaños en las granjas y en los recintos penitenciarios.

Ellos funcionan por medio de impulsos eléctricos de alto voltaje, los cuales son generados por un electrificador, su descarga no es letal pero si es muy fuerte, dolorosa y agresiva, este impacto hace que el intruso se retire sin lograr su objetivo.

Este alambrado es soportado por unos postes metálicos y los aisladores, estos aisladores son los que impiden que los pulsos eléctricos afecten la propiedad en la cual ha sido instalado el cerco.

Ventajas que nos proporciona utilizar estos cercos

Al considerar cómo está la seguridad en estos tiempos, este tipo de sistema ofrece una serie de ventajas que brinda la garantía para tu seguridad y la de los tuyos.

Es un sistema con doble objetivo, y es que consiste en un objeto de protección contra cualquiera persona ajena a las instalaciones, además de ser una valla que está delimitando el perímetro de la propiedad.

A pesar de estar conformado por una estructura metálica, es un elemento de seguridad con un nivel de estética elevado, son discretos.

Y para su instalación no vas a requerir gran cantidad de material, lo que no te afectaría la fachada, aparte su estética es armónica y no afecta el entorno.

Es un sistema de muy fácil mantenimiento, el cual se puede hacer de manera ocasional, y las piezas que haya que cambiar son de fácil ubicación. Es un método no letal, no son mortales, básicamente funciona para asustar a los intrusos.

Tendrás protección permanente, su diseño es para trabajar las 24 horas y los 365 días del año, y algo que probablemente no imaginabas, es que es de bajo consumo de energía, su consumo equivale a un foco ahorrador de 8 vatios.

Desventajas

Aunque es un sistema muy efectivo también tiene sus desventajas, lamentablemente nada puede ser completo, siempre deben existir cualidades positivas y también negativas, para que exista un balance.

La protección no incluye las entradas principales, aunque esto se soluciona con la ayuda de un cerrajero para que instale un sistema de alarma, y así de esa manera aumentar el nivel de seguridad.

El cerco está conformado por un tipo de material está expuesto a la corrosión, si está cerca del mar es peor. Sin embargo, este problema se puede minimizar empleando materiales especiales, por ejemplo postes galvanizados.